Yo escucho al cliente y así consigo mis objetivos

El trato jovial con un cliente es fundamental a la hora de concretar una venta o un negocio. Para el cliente la imagen que le ofrece una empresa y el trato que le da funciona mecánicamente en su cerebro y lo impulsa a decidirse. Los comerciales que trabajan en grupo planeta, por ejemplo, se destacan justamente por ser muy agradables a la hora de relacionarse con sus clientes.

Y es que no todo el mundo tiene las habilidades comunicativas necesarias para poder enfrentarse a una persona que no está segura de qué quiere y puede llegar a ser bastante molesta. La paciencia es decisiva a la hora de elegir a una persona para el puesto de comercial. Una persona impaciente jamás podrá desempeñarse en este rol, porque terminaría seguramente ocasionándole un daño a la empresa y a su imagen.

Escuchar al cliente es muy importante. A veces uno llega a un sitio con un discurso preparado y no se da cuenta de que el cliente tiene otros intereses y preocupaciones. En ese caso, en lugar de aferrarse al discurso original hay que cambiar el ritmo de la conversación y explicarle al cliente lo que él quiere saber.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *